Antes de dejar algo atrás
pregúntate si vas a tener que arrastrarlo,
como una bola que encadena
penas
de cárcel
en la boca silenciosa
del estómago.

Antes de seguir perdiéndo-
te en la apuesta segura del ahora,
analiza que cotiza al
alza la vista por encima de la alambrada,
que brilla por debajo del alumbrado
de una nueva vida.
No son metales,
las vallas estarán donde vayas
si son mentales.

Antes de darte de lleno
en el salto,
de quedarte vacío
en el llanto,
no te tiemblan las rodillas
por miedo,
te tiemblan
porque has aguantado demasiado.