Ya sabes dónde está la puerta.
Ciérrala
con los dos dentro,
que el mundo gire rápido
y nosotros lento.

Que darte un motivo
es quedarme contigo.
Hacer tiempo es
deshacernos a tiempo
de los enfrentamientos,
de las mentes cerradas,
de los frentes abiertos.

Batirnos en duelo
sería abatirnos en vuelo,
caer en el olvido
sin levantarnos del suelo.

Si te precipitas,
caigo contigo.
Si lo evitas,
levito contigo.

Ya sabes dónde está la puerta.
Puedes tirarla abajo
dejando todo tras de ti,
o puedes quedarte bocabajo
tirada encima de mí.
Tú decides, ya me dices…